La marca personal en la era de Internet

62

Por Laura Caro – Máster en Dirección de Empresas por la Universidad de Piura.

El concepto de marca se aplicó durante muchas décadas a las empresas, sin embargo, hoy en día y gracias a la era de Internet en la que vivimos es posible desarrollar y aplicar cada vez más conceptos de marketing al desarrollo de marcas personales.

Con el tiempo, el concepto de marca ha evolucionado. Un artículo publicado en la revista Fast Company, titulado “The brand called you”, escrito por el reconocido investigador estadounidense Thomas Peters sostenía que “Hoy en la era de las personas, tú debes ser tu propia marca”.  Al considerar entonces que toda persona debe verse como una marca en constante competencia con otras, el personal branding o estrategia de marca personal cobra especial significado. 

Personal branding y las redes sociales

Es importante recordar que la propuesta de valor o promesa de marca debe ser siempre diferente al resto y relevante. Por este motivo es necesario diferenciarse y destacar aquello que se hace bien a fin de potenciarlo.  Hoy en día, con un mercado altamente competitivo, en especial en las redes sociales, el personal branding ayuda a identificar, comunicar y difundir las características que hacen a cada profesional sobresalir en su rubro.

Las redes sociales permiten crear canales de comunicación que contribuyen a dar forma a la marca personal que se desarrolla. Al igual que en las marcas comerciales, esta debe ser desarrollada, transmitida y protegida para llegar con éxito al mercado profesional y social.

Los avances tecnológicos y el uso de internet han desarrollado un mercado competitivo en el que se puede rastrear a una persona desde cualquier lugar y momento. “Si no estás en internet no existes”, por ello, una buena gestión estratégica de la marca personal a través de estos medios permitirá destacar. 

El personal branding permite romper los modelos tradicionales a través de los cuales los profesionales buscan oportunidades laborales o de negocio.

Los pasos a seguir

Para desarrollar el personal branding, el primer paso es construir una buena reputación que requiere un trabajo constante, pues no se consigue de un día a otro. Para lograrlo es importante empezar por definir con claridad los objetivos, destacar el tipo de profesional que se es y cómo se quiere que el resto lo perciba. El segundo paso consiste en destacar los talentos, valores, experiencias, preferencias y relaciones personales. A partir de este momento se deben considerar los siguientes aspectos:

Una línea de actuación: Si se trata de internet se debe definir qué contenidos se publicarán, dónde y con qué frecuencia.

Un nicho: El tema en que se especializará debe ser algo que lo apasione, así será más fácil darse a conocer.

Una estrategia de marketing: Dar mensajes convincentes sobre la fortaleza que se tiene, que se resalte el factor diferenciador, es decir, construir un claro posicionamiento sobre nosotros. 

La inconsistencia es un error común que se suele cometer. Esta se origina por saltar de un tema otro con el fin de abarcar muchos aspectos. Otra equivocación es dejar pasar mucho tiempo entre una y otra publicación.  

El personal branding permite romper los modelos tradicionales a través de los cuales los profesionales buscan oportunidades. En la era de internet se trata de exponer de forma clara y efectiva el valor único que cada profesional tiene y que lo diferencia del resto.  El objetivo principal es permitir ahora que las oportunidades encuentren al profesional. 

Fuente: ConexiónEsan

Comentarios