Inbound Recruiting: una nueva forma de contratar talento

450

Por Mónica Calvimontes – Gerente de Soluciones de Ofisis Capital Humano

La forma de contratar al talento que necesitamos en las empresas ha cambiado. Hace solo pocos años, si buscábamos trabajo teníamos que esperar el periódico del domingo y revisar la sección de oportunidades laborales. Si encontrábamos una oferta con nuestro perfil, había que colocar el CV en un sobre, entregarlo a una dirección específica (muchas veces haciendo filas larguísimas) y esperábamos pacientemente la llamada de la empresa de nuestro sueño y del de 100 (o más) personas que se estaban presentando a la misma posición que nosotros.

En estos tiempos las cosas son diferentes, la búsqueda de talento no es pasiva. Como organizaciones, no publicamos una oferta y esperamos que nos llegue el candidato ideal. Ahora existe el Inbound Recruiting.

Y eso, ¿qué es?

Inbound Recruiting es una metodología no invasiva para atraer a potenciales trabajadores con talento a nuestra empresa. Así podemos encontrar al candidato ideal, con los conocimientos necesarios para la posición y que, además, encaje con la filosofía de la empresa.

Durante años, la forma tradicional de captar grandes talentos se limitaba a intentar llegar a la mayor cantidad de posibles candidatos con técnicas outbound (invasivas) y durante muchos años el cambio en los procesos de reclutamiento es que pasó de ser offline o ser online. Ahora ya no es suficiente con publicar una vacante en un portal de empleo y esperar.

Ahora se requiere enamorar al talento, hacerlo sentir cómodo y crear una buena relación incluso antes de que la vacante para ese posible colaborador exista.

Para eso existe el Inbound Recruiting que consiste en atraer, convertir, enamorar y mantener encantados a nuestros potenciales candidatas y candidatos. Esta metodología es muy parecida a lo que se realiza en campañas de marketing, pero llevado al mundo de las personas.

Los procesos tradicionales de reclutamiento se basan primero en los intereses de la empresa y no en los candidatos. Simplemente, se publica la oferta y se espera a que llegue el mejor postulante. Eso ha derivado en que tres de cada 10 personas que se contratan a nivel mundial no encajan en el puesto por el que han sido contratados, con el consecuente crecimiento de los gastos en procesos de selección e inducción en las organizaciones.

Con Inbound Recruiting el nivel de empatía aumenta entre 10 y 13%, de manera global, ello porque los procesos son más acertados y una vez que se tiene al candidato ideal las capacitaciones son más cortas y los procesos de adaptación a la compañía se reducen.

Esta metodología cuenta con cuatro fases para convertir a los candidatos en colaboradores y embajadores de nuestra empresa.

La primera fase consiste en atraer talento, esto se realiza por medio de Employer Branding, dando a conocer nuestra empresa en redes sociales o en medios. Según un estudio de Adecco el 68% de las personas que siguen una organización en redes sociales, lo hace para conocer sus ofertas de empleo y cómo se trabaja en ella.

Comentarios