El equilibrio de género, la clave del éxito en los equipos de trabajo

12 Noviembre, 2017
1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars
Loading...
Compartir

Por Ana María Nuñez – Experta en Liderazgo, Planificación Estratégica y Gobierno Corporativo. Senior partner en Roadmak Solutions.

El mundo actual se debate en una especie de guerra de los sexos. En una constante lucha por darle a las mujeres un mayor espacio en el desempeño de las más variadas tareas del mundo corporativo y el mundo laboral en general. Una lucha por demás justificada, loable y necesaria. Aunque muchas veces incomprendida o mal entendida.

Cuando digo mal entendida me refiero a que en ocasiones las luchas por la reivindicación laboral de las mujeres se limita a que estas ganen espacio en los equipos de trabajo, por ejemplo. Sin embargo, aunque muchos estudios aseguran que los equipos de trabajo en el que predominan las mujeres son más inteligentes y eficientes. La verdad es que el verdadero éxito de un equipo de trabajo es el equilibrio en el género de sus integrantes.

Kaitlin Thomas, investigadora de la universidad George Washington realizó un estudio acerca de la eficacia de los equipos de trabajo mixtos. Ella agrupó a 300 estudiantes de Administración y conformó equipos de trabajo al azar con ellos. Por ser conformados al azar, algunos estaban integrados en su mayoría por hombres y otros tenían predominancia de  mujeres. Otros tenían un número de miembros de ambos sexos por igual. Al final del estudio, los investigadores hallaron que los hombres en equipos con presencia femenina equilibrada, tuvieron un mejor desempeño.

Como explicación Thomas dijo que la razón para tal resultado se debía a que las mujeres tienden a ser más orientadas a las personas que los hombres, y tienen más probabilidades de reforzar la colaboración e integración de todos los miembros del equipo. Sin embargo, es importante entender que la diversidad de género es importante, y que los equipos de alta dirección con una mayor representación de mujeres pueden tener un impacto positivo en el éxito organizacional.

Otro estudio realizado en España, por la compañía Sodexo también arrojó resultados esclarecedores: En equipos equilibrados, sin ningún género predominante, sus integrantes están más comprometidos con la empresa y logran retener a más clientes. Este estudio español, además comprobó la importancia de la contratación paritaria y diversa con un aumento de las ganancias en tres años al comparar grupos de la propia empresa.

Y hay más investigaciones. En el congreso Factor W se ha presentado el informe con 25 empresas más comprometidas con la diversidad e igualdad de género en España. La selección de las empresas se basó en las buenas prácticas de las compañías, existencia de comités de diversidad y planes de igualdad implantados. El tema más discutido en este congreso fue la importancia de los consejeros delegados para que exista igualdad de género y diversidad en las empresas.

Ninguno de estos estudios intenta poner a las mujeres por encima de los hombres, sino incluirlas cada vez más en los equipos de trabajo. Pero sí hay algo cierto: Todos los estudios arrojan que un equipo que permite la participación femenina, tanto como la masculina obtiene mejores resultados.

Kaitlin Thomas de la GWU dice que la clave es simple: “El estudio dio como vencedoras al género femenino en cuanto a inteligencia emocional. Además, las mujeres que participaron en los equipos de trabajo utilizados en el estudio sabían leer y entender emociones reflejadas en la cara de sus compañeros de una forma más eficaz. Esto se debía a que sabían leer entre líneas”.

La teoría y los resultados de los estudios son claros, sin embargo, formar equipos mixtos exitosos demanda que los aportes de los integrantes de ambos géneros sean considerados en igual medida y que tengan la oportunidad de liderar en diferentes momentos del proyecto. De no hacerlo, la consecuencia más significativa para las empresas, es que pierden de vista un segmento importante de talento y al no favorecer la integración de mujeres en los equipos, pierden una gran oportunidad de agregar visiones que aporten novedad y, más importante aún, que sirvan para modificar la estabilidad de un equipo, aportando a obtener resultados distintos y cualitativamente superiores a los que se obtenían previamente.

TAMBIEN TE PUEDE INTERESAR