Claves para gestionar tu estrés

438

Por Alejandro Sierralta (Perú), MBA ESAN, Coach e Instructor de PNL

Hace algunos años atrás cuando me encontraba en la cafetería de la corporación para la que trabajaba, llegó un compañero diciendo: “Ya salió la ¨Lista Negra¨ ¿La lista Negra? Sí, la lista de las personas que serán despedidas”. En los siguientes días, todos los almuerzos y en los pasillos de la corporación lo único de lo que se hablaba era de la bendita lista y las suposiciones de quienes estaría en ella y serían los próximos despedidos.

estrés-y-ansiedad-2

Yo me consideraba un buen jefe, con buenos estudios y méritos sobresalientes, sin embargo, comencé a experimentar ansiedad, estados de preocupación y diálogo interno de incertidumbre, dejé de dormir algunas noches o bien despertarme a media madrugada, incluso con sueños recurrentes y con dolores de espalda. Aunque nunca estuve en la Lista Negra, bastó con la percepción de creer que sí los estaba.

Desafortunadamente pocos sabían de los efectos del estrés en el organismo de manera química.

Todo ser humano tiene un conjunto de hormonas, existe una hormona que generalmente en la mañana se presenta en niveles altos y se llama cortisol, así tengo energía durante el día y luego empieza un descenso natural en la tarde y baja en la noche hasta quedarnos dormidos.

Cuando una persona experimenta estrés por los pensamientos de preocupación, que a su vez generan estados emocionales alterados, el cortisol no baja de manera natural y se mantiene en niveles altos, y cuando el estrés es lo suficientemente potente hace que la glándula adrenal libere otra hormona llamada adrenalina. Ambas te proporcionan energía para vencer los nuevos retos, sin embargo, cuando la persona no se adapta a los nuevos retos o nuevas condiciones (como por ejemplo la Bendita “Lista Negra”) ambas hormonas permanecen en niveles altos en tu cuerpo, alterando tu sistema inmunológico y en algunos casos evitando que las células se oxigenen y por lo tanto mueran.

Ahora entiendo, porque las personas con pensamientos de preocupación, se provocan sentimientos de miedo, tristeza, odio, entre otros, se enferman rápidamente y en largos periodos de estrés, incluso pueden crear enfermedades degenerativas, que tienen que ver con sistemas inmuno suprimidos.

Ahora comprendo, que pensamientos negativos, generan emociones negativas y éstas generan cambios en el sistema inmunológico y los resultados son insomnios y/o enfermedades… ¿y si te llegan a internar en un Hospital?, luego tienen que ir los “Payasos de Hospital” para hacerte reír y te recuperes, porque se ha demostrado con miles de estudios alrededor del mundo que la risa, al igual que el contacto físico, libera neurotransmisores que te generan felicidad y mejoran tu salud.

Claves para Gestionar tus niveles de estrés
1.-Pensamientos Positivos con mayor capacidad de adaptación
2.-Risa, grandes carcajadas proporcionan químicos de la felicidad.
3.-Contacto físico: abraza, contacta y ama.

La próxima vez que te digan que estás en la Lista Negra, piensa positivamente “Ya era hora que me reconocieran” suelta unas cuantas carcajadas y abraza al portador de la noticia, con lo que mantendrás al Cortisol y a la adrenalina en los niveles en donde deben estar.

Comentarios