Aplicaciones de Arqueología del Talento (I)

03 Diciembre, 2013
1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars
Loading...
Compartir

Por Alberto Sánchez-Bayo (España), Creador de la metodología y autor del libro “Arqueología del Talento” (ESIC)

Tal como prometimos en su momento (http://www.infocapitalhumano.pe/articulos.php?id=509&t=nuevas-rutas-en-la-identificacion-del-talento), comenzamos una serie de tres pequeños artículos sobre las aplicaciones de la metodología Arqueología del Talento. En este primero se trata como este método basado en la hipnosis, contribuye a que las personas reconozcan en si mismas y orienten su potencial desde el centro de su capacidad: el talento.

En el viaje que emprendemos al nacer, el talento es el mejor vehículo para conducirnos por los caminos de la vida. Para orientarnos e identificar nuestro potencial hemos de poner rumbo hacia aquello que sentimos debemos realizar y que poderosamente nos moviliza desde el interior. Solo aventurándonos tendremos la oportunidad de probarnos, sacar los recursos que cargamos en la mochila y manifestar nuestra capacidad. Arriesgando por ser el que somos, con firme convicción, el talento se descubrirá y el sentido del camino se irá desvelando. Este es el desarrollo original del seminario Arqueología del Talento (2004), un viaje a las profundidades de nuestro ser guiado en estado de hipnosis para rescatar nuestros tesoros personales; un viaje al inconsciente donde reside la guía del ser y en el que, simbólicamente, se revela el talento, la vocación y la intención de nuestra enriquecedora aventura. 

Reveladora es la experiencia del taller Arqueología del Talento según expresión compartida por quienes han participado en él a lo largo de estos diez años. Arqueología del Talento nos proporciona una imagen poderosa y congruente de quienes somos. Un retrato capaz de desenmascarar al falsificador, ese personaje educado que creemos ser y que mantiene secuestrado al talento. Partiendo del modelo de tipos de personalidad de Jung, nos situamos en una de sus categorías. Primero desacondicionados, de forma inconsciente, mediante un ejercicio metafórico en estado de hipnosis; y posteriormente de forma consciente, realizando un testque responde al mismo modelo jungiano, evolución del original de Myers-Briggs. El resultado es que el que soy rara vez coincide con el que me creo que soy, lo que viene a decir que el sujeto desaprovecha su mejor capacidad disponible y orienta su energía por caminos de realización que no son los apropiados para él. Esto pone de manifiesto la influencia de la educación y la cultura en la configuración del que me creo ser y en el consiguiente desarrollo de nuestras vidas.

Este primer ejercicio del taller sitúa el talento del participante en una de los cuatro tipos de talento básicos (movimiento, inteligencia, comunicación y creativo) a partir del conocido modelo de Jung. Es un punto de partida, un primer encuadre de referencia que nos agrupa según categorías de especialización funcional. Debemos avanzar para profundizar y distinguir aquellos rasgos de capacidad que nos individualizan y hacen únicos dentro del grupo básico de referencia. Para ello tomamos el tren de nuestra vida, y a lo largo de su trayecto iremos encontrando diferentes personajes y objetos que sin darnos cuenta nos van revelando, nos van descubriendo nuestros tesoros personales, nuestra identidad y el sentido de nuestro viaje. Uno de estos objetos manifestados es el propio talento natural, cuyas propiedades y utilidades se integran en una representación simbólica elaborada inconscientemente. La simbología del talento es amplísima, difiere de unas personas a otras (llaves, anillos, joyas, cucharas, piedras, figuras geométricas, instrumentos de construcción, juguetes,…. Incluso un participante lo vio figurado como un pirulí) y siempre es la representación idónea de los atributos del patrón innato optimizador de la capacidad funcional del sujeto de acuerdo con su universo simbólico derivado de su sistema perceptivo y su particular lenguaje interno.

A medida que el viaje transcurre se configura inconscientemente el retrato de la realidad esencial y última del participante, poderoso cuadro de capacidad y orientación, cuyo significado básico se desvelará a si mismo al final del taller mediante las técnicas de interpretación de sueños de Fritz Perls. Lo diferencial de Arqueología del Talento en la identificación del talento respecto a otros métodos como test, pruebas de medición de capacidad, entrevistas, coaching,… es hacer uso de los recursos del inconsciente. En él, el sujeto se expresa descondicionado, sin manipularse, sin compararse, alejado de opiniones y creencias que ha ido adquiriendo con su experiencia de vida. Se retrata dejándose ser y se representa como es, desde su propio lenguaje interno, muchas de las veces de forma sorprendente. Se reconoce y reconoce en sí su capacidad y valor intrínseco. Se da valor a sí mismo por ser quien es y esto le hace sentirse poderoso y le devuelve la confianza en sí mismo.

Una mejor conexión con aquel quién soy y con el talento que portamos, nos conmueve, nos alienta y nos mueve. Sintonizar con el espacio del talento personal proporciona congruencia, utilidad y vitalidad a nuestro ser. Para gestionar de forma práctica todo este potencial liberado, en Arqueología del Talento recurrimos una vez más a la hipnosis, en esta ocasión dinámica. Así de una forma creativa y sencilla, el participante generará en el inconsciente una estrategia personal afín a sí mismo y que se siente capaz de llevar a cabo; delineará sobre su propio mapa el camino que le conducirá allí donde se ha propuesto y que es importante para él llegar. Tomará nota de ello, marcará su ruta, concebirá el plan de viaje de la siguiente etapa del viaje, ese que le lleva por la vía de la autorrealización y del que tomará conciencia. 

Así, desde un estado de trance, recurriendo a una percepción ampliada mediante la hipnosis y accediendo a los recursos del inconsciente, el taller Arqueología del Talento nos permite restaurarnos, renovarnos y recrearnos recuperando piezas esenciales del puzzle que somos, ordenándolas en una imagen poderosa y coherente que sirve de plano orientador, inspirador y movilizador a la acción para construir con confianza una vida afín con nuestra capacidad y vocación.

En el siguiente capítulo hablaremos de como Arqueología del Talento es una herramienta que nos permite tomar decisiones a los jóvenes para encaminar su carrera académica y profesional, y como los adultos pueden orientar su talento en su formación profesional y el emprendimiento.

 

TAMBIEN TE PUEDE INTERESAR

10,990 views
Febrero 18, 2013
3,728 views
Enero 26, 2011