4 frases que esconden desinterés en temas laborales

07 Agosto, 2017
1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars
Loading...
Compartir

En algunas ocasiones existen frases que tienen apariencia neutra pero pueden transmitir falta de interés o apatía. Este tipo de frases pueden crear un malestar en el receptor, que en un primer momento quizá no consiga detectar a qué se debe, ya que ha recibido una frase objetivamente ‘amable’.

Aquí algunos de las 4 frases más utilizadas:

  1. “Recuérdamelo”: Es una de las frases menos consideradas que alguien puede decir a un colega o compañero de trabajo. Cuando pides a otro que te recuerde algo, estás diciéndole implícitamente que el asunto no te importa lo suficiente como para hacer lo necesario para no olvidarlo. Además, depositas en él la responsabilidad: si incumples el plazo o faltas a la cita, será su culpa por no recordartelo.
  2. “Cuando quieras”: Salvo contadas excepciones, esta frase no significa lo que dice textualmente. No es una invitación a que la persona invitada aparezca, en efecto, cuando le plazca. “Cuando quieras” denota, en el mejor de los casos, pereza por concretar en ese momento una fecha y una hora y, en el peor, la esperanza de que la otra persona nunca tome la iniciativa y se traduzca en un “nunca”.
  3. “Ya hablamos/Lo vamos hablando/Lo vamos viendo/etc.”: Estas formas de posponer algo que te da pereza son tan comunes que parece increíble que el que las dice no sepa que el receptor está percibiendo claramente su desgana. Si realmente no quieres escabullirte, sino que solo tienes algo de pereza por concretar los detalles, quizá sea mejor evitar estas fórmulas que denotan vaguería y falta de interés.
  4. “No se puede/Imposible”: Un gran porcentaje de las veces que alguien dice “imposible” o “no se puede”, el asunto en cuestión está lejos de ser imposible. A menudo se usan estas fórmulas absolutas precisamente para disuadir al otro de encontrar una vía cuando algo es difícil en el caso de que, por el motivo que sea, a uno no le apetece esforzarse por ello.