La responsabilidad de los líderes

292

Por MsC Washington Santillán – Experto en Talento Humano

Figura 1. Rol de los líderes
Fuente: (Santillán, 2017)

La Dirección de la Gente (o del Talento Humano) es una expresión moderna que designa lo que tradicionalmente se llamaba (aún permanece ese término) dirección de personal o recursos humanos.

En toda empresa, grande o pequeña, comprende el conjunto de actividades orientadas a conseguir de manera permanente las personas adecuadas, su coordinación y su participación congruente con el plan estratégico, los valores y objetivos compartidos.

Una de las responsabilidades esenciales de los líderes es alinear al equipo de trabajo para lograr alcanzar la misión, visión, valores, objetivos de la organización y obtener los resultados esperados. Cuando hay alineación del equipo, las personas trabajan motivadas, además las personas no sienten que están renunciando a sus intereses y proyectos personales a favor de la misión, visión y los objetivos del equipo y los fines de la organización, sino que la visión compartida y comprometida se transforma en una prolongación de sus visiones personales, en las que estas últimas crecen y se fortalecen en la medida que la visión de la organización se cristaliza. Las personas descubren como sus visiones personales cobran vida en la visión de la organización, porque sienten que caminan en la misma dirección. 

El alineamiento es una condición necesaria para que la energía y las competencias de las personas no se dispersen o derrochen, sino que sea canalizada con enfoque y en forma productiva.

Cuando un equipo de trabajo está alineado:

  • La mayoría de las personas reman en la misma dirección.
  • Hay verdadera sinergia y se maximizan las competencias de la gente. 
  • Se reúne un núcleo de personas que se compromete para alcanzar y lograr el plan estratégico (misión, visión, valores, objetivos) e implementar las estrategias.
  • Su equipo comprende hacia donde usted como líder quiere ir y ellos también quieren acompañarle. Se adueñan y se responsabilizan de la visión.
  • Surge una dirección común y las energías, competencias se armonizan.
  • Hay una acción coordinada. Hay diálogo y cooperación.

(Arana, 2017).

En definitiva, los líderes son los responsables de contratar a los talentos más adecuados para la organización y que se inserten profesionalmente en los equipos de trabajo (con menos brechas posibles); luego, dichos líderes se encargarán de fortalecer los equipos de trabajo, en el tiempo, cuando tienes equipos de trabajo maduros, comprometidos y empoderados de su gestión, se lograran resultados concretos en productividad y rentabilidad.

Cómo crear equipos que realmente funcionen

Hace bastante tiempo se considera que el trabajo en equipo puede generar grandes beneficios al realizar una tarea, “dos cabezas piensan más que una” o “el pueblo unido jamás será vencido” son frases populares que así lo evidencian, pero más allá de esta concepción popular rara vez en el entorno empresarial se analiza, de una manera rigurosa, la conformación de Equipos o Grupos de Trabajo.

Hay varios elementos claves que se deben tener en cuenta para que los equipos sean altamente eficientes, por ejemplo, sería difícil que un grupo consiguiera buenos resultados si no existe confianza entre sus miembros. Básicamente los elementos los constituyen los siguientes tres aspectos:

  • Valoración y Motivación
  • Confianza y Empatía 
  • Comunicación y Compromiso

Valoración y Motivación: es vital que cada miembro del grupo desempeñe una labor que sea reconocida y valorada por los demás miembros, pero, además, esta actividad debe ser satisfactoria para él mismo. Estas dos características, valoración de los demás y autovaloración, se convierten en el mejor factor motivacional de los individuos específicamente y del equipo en general.

Confianza y Empatía: si bien los miembros no tienen que ser amigos íntimos, sí es importante que entre ellos exista una buena relación de trabajo y que cada uno confíe en el trabajo de los demás. Cada miembro debe estar seguro de lo que hace él mismo y de lo que hacen los demás, además debe entender la importancia de su propio trabajo y de la función general del grupo.

Comunicación y Compromiso: cada elemento de una organización tiene una función que se mezcla con la de los demás y la fusión de todas lleva a la consecución de los objetivos empresariales. Al conformar un equipo de trabajo hay que asegurarse de que existan suficientes canales de comunicación que permitan a todos los miembros conocer los objetivos generales que guían su trabajo, además se debe contar con el compromiso de cada miembro para conseguir los objetivos del grupo y de la organización en general.

Además de los tres factores básicos, para conformar equipos de trabajo efectivos, que consigan resultados y en los cuales se presente una mínima cantidad de conflictos es necesario tener muy claras las funciones que desempeñarán cada miembro y las características del individuo que va a desempeñar estas funciones (Escat, 2017)


Sobre el autor:

Washington Santillán
Psicólogo graduado de la Universidad Central del Ecuador. Profesional con más de 20 años de experiencia en psicoterapia, docencia, investigación y liderando en grandes compañías los procesos de talento humano. En el área organizacional, ha sido gerente y líder de Talento Humano en grandes empresas nacionales y multinacionales de muchos sectores: petrolero, avícola, consultoría, comercial. Actualmente en INSIDE con el equipo de profesionales viene desarrollando todo lo referente a la gestión del Talento Humano a través de asesorías y consultorías.

 

Comentarios