¿Estás viviendo tu propósito?

731

Por Alfredo Alfaro – Gerente general de FirstPeople Consulting

Cuando hablamos de éxito tendemos a relacionarlo con tener dinero, bienes, viajar etc.; pero pocas veces lo asociamos con un propósito que ha surgido de la reflexión, del autoconocimiento y de un sinceramiento con nuestras motivaciones y potencial, de un profundo autoconocimiento de mi “yo real” y el “yo ideal” que deseamos ser.

Esas situaciones originan lo que señalan estudios de felicidad y trabajo en el mundo: más del 65% de personas están descontentas con su trabajo; en el Perú, estas cifras no son muy diferentes a nivel de ejecutivos. Ello se debe a que no se sienten retados, lo que no los motiva a dar lo mejor de sí mismos y la aleja de sus sueños.

Por lo tanto, es tan importante tener claro que el propósito está relacionado con lo que te gusta hacer, lo que haces bien, lo que el mundo necesita y por lo que te van a pagar. Cuando se conjugan esos cuatro elementos, estamos cerca de encontrar y empezar a vivir a través de nuestro propósito.

A ello se le suma que el propósito cuenta con dos aliados: las ideas y el tiempo. Las primeras no se producen en masa y cuando son originales tienen mucho valor. Por ejemplo, las personas que visualizaban startups como Uber, LinkedIn, Mesa 24/7, etc. salieron del status quo y exploraron zonas de alto riesgo, donde se experimenta el aprendizaje. En esa situación, quien es constante, tras gastar mucho papel, sudarla, defender su idea, puede saborear el éxito.

Por otro lado, el tiempo no regresa. Mientras dudamos en arriesgar, otros ya están corriendo el riesgo y viviendo su propósito. Mientras nos excusamos por no tener tiempo, otras personas se encuentran despiertas más horas concretando sus sueños. Mientras vemos una serie por televisión, otros están llevando cursos por internet y aprendiendo. El tiempo aparece cuando hemos sido sinceros al definir nuestro propósito.

Descubrir tu propósito es un proceso explorativo y reflexivo que te llevará a construir tu propio camino. Sin embargo, no pienses en el camino por ahora, sino piensa en los ladrillos, aquellos dones y talentos que tienes y que otros reconocen en ti, que te han dado resultados hasta el día de hoy. Aquellos ladrillos que coloques en un primer momento son como anclas que te servirán para construir tu desarrollo personal y profesional desde la legitimidad, porque estarás generando acciones auto-concordantes con tu M.E.P Motivación, Energía y Potencial.

PAUTA ACTIVA

  1. ¿Cuál es tu valor agregado?, ¿Cómo lo estás gestionando para potenciar tu empleabilidad o negocio?
  2. ¿Cuáles son tus métricas para evaluar tus avances en la construcción de tu propósito?

El presente artículo forma parte del Libro: “Primero Personas, después profesionales” del consultor y escritor Alfredo Alfaro.


Sobre el autor:

Alfredo Alfaro
Gerente general de FirstPeople Consulting, Ingeniero industrial, Representante en Perú de la certificación en Psicología Positiva en el Wholebeing Insitute del Dr. Tal Ben Shahar. Postgrado en Gestión del Talento Humano Centrum Catolica  – Eada España. Mentor en la ASEP, escritor, conferencista e Influencer en LinkedIn. Experto en Empleabilidad, Liderazgo, Gestión del Talento y Felicidad, con más de 14 años de experiencia desarrollando programas con campo de acción de América Latina y África.

Comentarios