Cómo mantenerte firme pese a las dificultades

1450

Por Nelson Portugal (Perú) – Consultor en desarrollo personal, fundador de Portugal Research International y creador del programa Círculo de Crecimiento

Me había preparado durante semanas para este momento, había trabajado fuertemente para crear una lista de cuarenta prospectos altamente calificados. Luego de decenas de llamadas había estructurado un “speech” optimizado para concretar una reunión de venta.

Según mis cálculos debía programar, de las cuarenta llamadas, catorce reuniones para lograr mi objetivo: nueve ventas en los siguientes cinco días.

Tomé mi lista de prospectos, la puse en mi escritorio junto a mi celular, me serví una jarra con agua y, segundos antes de sentarme a llamar, hice lo que sería el factor determinante del resultado que obtendría en los próximos días.

Lo que hice, amigo(a) mío, es lo que la mayoría de las personas olvida hacer al ponerse frente a la barrera que buscan superar y al objetivo que quieren lograr:

Decidí, antes de empezar a llamar, que – no importa la respuesta que me diera la persona que llamara – yo llamaría a la siguiente con la misma energía, enfoque y determinación como a la anterior.

Decidí que mi nivel de compromiso no dependería del resultado inmediato que podría conseguir sino de mi deseo real de conseguirlo. Decidí recorrer el cien por ciento del camino dando todo de mí, aun cuando a la mitad de él todo parecería indicar que debía dejar de intentarlo.

No lo sabía en ese momento, pero esta decisión – la que ahora llamo “Pre-Decisión” y te pido tomes segundos antes de empezar a lograr algo importante para ti – es la que me permitió volver a tomar el teléfono una y otra vez hasta lograr mi objetivo.

Y, años más tarde, sería esta misma Pre-Decisión (aplicada a nuevas etapas de mi vida) la que me permitiría:

  • Continuar escribiendo este artículo aun cuando en el cuarto párrafo apenas podía organizar mis ideas.
  • Continuar corriendo hasta terminar la media maratón (21K) aun cuando a partir del KM. 16 ya no quería correr más.
  • Continuar desarrollando programas de desarrollo personal durante tres años aun cuando los dos primeros no fueran rentables.

Y es que sabía que estaba haciendo lo correcto, me había preparado para ello y no estaba dispuesto a detenerme a la mitad del camino, había tomado una Pre-Decisión:

La decisión de continuar avanzando, pese a las barreras que surgieran, hasta el final del camino. Tal vez al terminar el camino no habría conseguido lo que quería, tal vez sí, eso no importaba.

Tenía que ver el resultado, aprender de él y utilizar lo aprendido para continuar avanzando hasta que consiguiera aquello que quería. No fue fácil para mí y no será fácil para ti tampoco, nada fácil.

Pero – y aquí viene la lección con la que quiero terminar este artículo – si tomas la (Pre) decisión de dar el cien por ciento de ti durante todo el tiempo, sin importar las barreras que encuentres en el camino, entonces disfrutarás la dicha de conseguir – inevitablemente – aquello que más quieres en tu vida.


Sobre el autor

Nnelson-portugalelson Portugal (Perú)

Consultor en desarrollo personal, fundador de Portugal Research International y creador del programa Círculo de Crecimiento. www.nelsonportugal.com

Comentarios