Afilar el hacha: Mantenernos en óptimas condiciones para lograr nuestros objetivos profesionales

1845

Por Rocío Rodríguez Barsallo – Especialista gestión del talento | Psicóloga | Coach

Me gusta mucho el libro “Déjame que te cuente” de Jorge Bucay (2002), ya que incluye cuentos muy buenos,  con moralejas y aprendizajes valiosos.

Una de mis historias favoritas es “El leñador tenaz”. En esta historia un joven ingresa a trabajar como leñador. En su primer día de trabajo tala 18 árboles y recibe las felicitaciones del capataz. El joven se encuentra contento y se esfuerza por hacer cada vez mejor su labor, y cortar más árboles por día de trabajo. Sin embargo, al día siguiente a pesar de su buena disposición corta 15 árboles. Conforme pasan los días el joven corta cada vez menos árboles a pesar de su esfuerzo. Un día, se acerca dónde el capataz y le explica su problema. El capataz le pregunta: “¿Cuándo fue la última vez que afilaste tu hacha”?  El joven le responde que no ha tenido tiempo para afilar su hacha porque estaba muy ocupado talando árboles.

En mi opinión, esta historia trae como lección que podemos tener metas profesionales claras y una buena actitud para obtener lo que queremos, no obstante, si no  conseguimos  los recursos y condiciones necesarias puede ser difícil lograr aquello que deseamos.

Igualmente, considero que muy importante llevar un estilo de vida equilibrado y mantener el bienestar en distintas áreas de nuestras vida (física, emocional, familiar, espiritual) . Eso permite que nosotros mismos, que somos nuestra herramienta de trabajo, estemos en las condiciones ideales para lograr nuestros objetivos profesionales. Es decir, un equilibrio en distintas áreas de nuestra vida es clave para poder dar lo mejor de nosotros a nivel profesional.

En la charla de Ted de Nigel Marsh ¿Cómo abordar el equilibrio vida – trabajo? , se dan recomendaciones muy buenas  para mantener dicho balance en la vida:

* Tener una visión realista del tiempo con el que contamos, antes de decidir qué  actividades realizar en distintas áreas de nuestras vidas. Es importante tener en cuenta que mantener un balance no significa saturarnos de bastantes actividades en todas las áreas de nuestras vidas.

* Contar con un equilibrio en distintas áreas de nuestras vidas no necesariamente significa hacer un cambio radical en nuestra rutina y toda nuestra vida. Lo importante es hacer cambios pequeños y significativos en las áreas adecuadas para impactar la calidad de nuestras vidas. (Por ejemplo, dedicar 15 minutos al día para meditar)

 Y tú, ¿Qué harás para tener una “herramienta bien afilada”?


Sobre el autor: 

Rocío Rodríguez Barsallo
Experta en atracción y desarrollo de talento. Actualmente se desempeña como consultora de gestión del talento. Realiza evaluaciones psicológicas, sesiones de coaching al igual que diseño y dictado de cursos de habilidades blandas. Posee 8 años de experiencia laboral en las áreas de recursos humanos de empresas multinacionales de prestigio en  los sectores consumo masivo, metalmecánica, servicios y consultoría. Igualmente, se ha dedicado a la docencia de cursos de recursos humanos. Actualmente comparte artículos sobre desarrollo personal y profesional en su blog https://rociorodriguezbarsallo.wordpress.com/

Comentarios