Si me va bien así como estoy ¿para qué cambiar?

131

Por Manuel Celi – Coach Ontológico y Ejecutivo, Socio de A-COACH.PE, expertos en transformación personal

¿Por qué cambiar si me va bien como estoy? podría preguntarse un alto ejecutivo exitoso. Necesitaríamos muchas páginas para explicar algunas razones para mantenerte en permanente proceso de adaptación, transformación y cambio pero me limitaré a decir que el cambio es inherente al liderazgo. No hay lo uno sin lo otro.

Y hacer cambios en nuestro comportamiento es cosa seria. Ten presente que los cambios son el resultado de transformaciones que van desde la manera de ver las cosas, el manejo emocional, la manera de pensar y acciones para dejar hábitos tóxico o adquirir comportamientos positivos.

Trabajo diariamente con personas y siento que a muchas les cuesta modificar hábitos adquiridos a través de los años. Cuando se exigen cambios en las organizaciones quienes deben haber cambiado primero son los líderes.

No hay cómo hacer que sea diferente. Es imposible que alguna empresa se proponga crecer, diversificar, rentabilizar más, mejorar en UX, digitalizarse, etc., si primero los líderes no han hecho su propio proceso de cambio. Y lo anterior implica más que conocimientos.

Realmente lo que se necesita es una manera diferente de accionar de todos en la organización empezando por los que están dictando su rumbo. Y en este punto me viene a la mente un pensamiento de Brad Sugars, el fundador de ActionCOACH, quien dice “Si tú quieres una vida mejor, rodéate de mejores personas”.

Para el tema que estoy abordando, yo lo adaptaré así: si quieres una organización saludable, ten los mejores líderes.

Entonces, cuando la organización está creciendo o cayendo, o inclusive peor, vegetando, y los líderes de la empresa no dan la talla para conducir su fortalecimiento, qué hay que hacer, ¿contratar o desarrollar liderazgo?

Ambas opciones tienen pro y contras, pero desarrollar  liderazgo en las organizaciones es obligatorio. Se tiene que identificar a los líderes y futuros líderes dentro de nuestra organización y proveer el espacio de desarrollo de su liderazgo a través de cualquiera de las opciones disponibles en el mercado teniendo en cuenta que esta inversión dará grandes beneficios económicos a corto y largo plazo.

El proceso de desarrollo de liderazgo implica autodisciplina para proponerte metas y cumplirlas. Mejor metas diarias.

Y aquí me apoyo en la sabiduría de Marshall Goldsmith, famoso autor y conocido como el entrenador de los más importantes líderes mundiales.

Él acostumbra a pedir a sus clientes que pongan por escrito algunas de sus metas diarias, 6 mínimo, y las que quieras como máximo. Metas que pueden ser cosas como: leer 1 hora, o limpiar mi bandeja de correos antes de salir de la oficina, o abrazar por lo menos 1 vez a mi pareja, jugar con mis hijos, exagerando, cepillarme los dientes 3 veces al día, etc.

Y aquí viene la clave para generar resultados: la rendición de cuentas.

Al final de cada día debes hacerte preguntas activas como las siguientes: ¿Puse todo mi esfuerzo para dedicar 1 hora para lectura? ¿Puse todo mi esfuerzo por limpiar mi bandeja de correos antes de salir de la oficina?, ¿Busqué con todo empeño la oportunidad de abrazar a mi esposa?, ¿Puse todo mi esfuerzo por separar tiempo para dedicarlo a jugar con mis hijos? etc.

La idea no es hacer una lista de tareas, sino cuestionarse cuánto empeño pusiste en lograr cada objetivo. Créeme, este no es un proceso fácil; habrá días que no sabrás qué decirte.

Si quieres empezar con preguntas hechas, copia estas que Marshall Goldsmith pidió responder diariamente, durante 10 días a casi 5,000 ejecutivos de todo el mundo.

Te sorprenderá saber que 34% reportó mejoras en las 6 áreas, 67% de los encuestados en 4. O sea, funciona.

  • ¿Hice mi mejor esfuerzo por establecer algunas metas claras hoy?
  • ¿Hice mi mejor esfuerzo por hacer algún progreso con mis metas hoy?
  • ¿Hice mi máximo esfuerzo hoy por encontrar sentido a lo que hago?
  • ¿Hice mi máximo esfuerzo hoy por ser feliz?
  • ¿Hice mi máximo esfuerzo hoy por establecer relaciones positivas?
  • ¿Hice mi máximo esfuerzo hoy por estar comprometido con lo que hago?

Esta es una manera seria pero sencilla de empezar a generar cambios en tu actuar como líder. Los cambios positivos requieren esfuerzo, pero es como cuando comes algo rico, de a poquitos, en trozos pequeños es siempre mejor y lo disfrutas más.


Sobre el autor:
Por Manuel Celi Vidal – Coach Ontológico Empresarial para directivos y ejecutivos. Empresario con más de 40 años de experiencia en negocios de servicios logísticos y comerciales innovadores como proveedor estratégico de grandes empresas locales y de países andinos. En 2014, Manuel fundó A-COACH.PE, organización que brinda servicio a personas y organizaciones exitosas en sus procesos de cambio.

Comentarios