¿Cambio o transformación?

06 Enero, 2018
1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars
Loading...
Compartir

Por Manuel Celi Vidal – Coach Ontológico Empresarial para directivos y ejecutivos

Días antes de Año Nuevo, conversando en un animado grupo, una amiga nos aseguró que a partir del 1ro de enero iniciaba dieta para recuperar su peso ideal. Esta sí será la dieta, enfatizó. Me pareció que esa es su resolución más importante para 2018. La conversación continuó y así me enteré de que ella debe ponerse a dieta cada varios meses por su desmedida afición a los postres y chocolates…y para ser claros, creo que a la comida en general.

¿Te ha sucedido algo parecido alguna vez?  Que te propones lograr algo, pero no lo consigues, y lo intentas de nuevo, pero tampoco, y así vives entre la atracción que genera la expectativa de un logro (en este caso lograr el peso ideal) y la tensión de tener que cambiar hábitos (experimentar privaciones).

Imagina a mi amiga por un momento. Ella quiere estar en su peso, lucir un buen cuerpo en la playa, que la ropa que quede bien, tener su autoestima en alto. ¡Todo ello bien vale cualquier sacrificio! Pero, se cruza en su camino un rico helado, la torta de chocolate, o la jugosa hamburguesa con papas fritas…

Con los procesos de cambio pasa algo comparable

Tu meta u objetivo de cambio es como la dieta. Te has propuesto algo y crees que con esfuerzo y voluntad lo vas a cumplir.  Pero no, pasan meses y la brecha entre tu punto de partida y lo que quieres lograr sigue siendo la misma.  Supongamos que quieres desarrollar tu liderazgo para lo que adoptas un estilo y empiezas a modelarte en base a él. ¡Después de un tiempo ya te pareces al líder que quieres ser!

¿Pero crees que es suficiente? No, no lo es si el proceso carece de tu transformación tomando plena consciencia de lo que estás haciendo para un cambio verdadero, mirando a tu interior para encontrar la motivación que te hace anhelar un mejor desempeño a través de ser un mejor líder.

Si no hay transformación, el cambio es temporal y es solo un arreglo de fachada, un copy-paste más.

Únicamente podrás rediseñar tus acciones si llegas al pleno conocimiento de cómo tú ves las cosas. Nadie las puede ver, menos interpretar, por ti. Sí, otros te pueden ayudar a encontrar puntos ciegos, cosas que no llegas a mirar. Hay coaches capacitados para ello. Los coaches ontológicos también te acompañan durante tu proceso de aprendizaje transformacional que es el camino entre la zona que sientes cómoda y conocida donde estás hoy y la meta.

Insisto, pero la interpretación de tu mirar y las creencias y juicios (y acciones, que es lo que finalmente todos ven de ti) que surjan a partir de ello solo pueden tener un autor que eres tú. Esto no es delegable.

Entonces, cuando interpretas tu desempeño y su efecto en el relacionamiento con otros, y ves nuevas opciones que te muevan a probar nuevos patrones de conducta reconfigurando tu accionar para desarrollar tu propio estilo de liderazgo, es como si desde la decisión de empezar una dieta, ahora vieras lo sano y rico de las verduras, lo nocivo para la salud de la comida chatarra y gaseosas, sintieras el efecto desestresante del ejercicio y el deporte, asumes el miedo a pasar un poco de hambre, el valor para decirte no.

Solo entonces habrás logrado una verdadera transformación que asegurará un cambio duradero.

Entonces, ahora le preguntaré a mi amiga si ya empezó la dieta o su transformación 2018.

Y tú, ¿qué metas 2018?


Sobre el autor

Por Manuel Celi Vidal – Coach Ontológico Empresarial para directivos y ejecutivos. Empresario con más de 40 años de experiencia en negocios de servicios logísticos y comerciales innovadores como proveedor estratégico de grandes empresas locales y de países andinos. En 2014, Manuel fundó A-COACH.PE, organización que brinda servicio a personas y organizaciones exitosas en sus procesos de cambio.

TAMBIEN TE PUEDE INTERESAR