Barreras en la comunicación interna

11 Abril, 2017
1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars
Loading...
Compartir

Por Lelia Fabiola Zapata Palacios (Perú), Formadora. Socia Fundadora de Talentos Reunidos, Agencia global dedicada la Comunicación Interna 360º. 

En una etapa de cambio de modelo de negocio, de transformación digital, como la actual, son tan importantes las acciones que deben realizarse para que el negocio siga evolucionando, como las que hay que evitar.

Si las organizaciones no reaccionan dedicando presupuesto, tiempo y los recursos necesarios a la comunicación interna, probablemente, la empresa, se ubicará en una posición más débil perdiendo ventaja competitiva.

6 barreras que impiden el progreso de una organización
A continuación, 6 signos de riesgo que evidencian una gestión deficiente en comunicación interna.

  • Ambientes donde predomina la desmotivación del personal
    Se percibe dejadez en el desempeño del puesto, no hay creatividad, ni propuestas por parte del personal para mejorar procesos. Apenas hay flujo de nuevas ideas e iniciativas. Se acude al trabajo por cumplir; en otros casos, el absentismo y los accidentes laborales se disparan, la productividad es baja.
  • Empleados desinformados
    El personal desconoce  objetivos,  logros y los resultados financieros de la empresa. Nadie les informa de los nuevos proyectos ya que no existe ningún responsable de  informar al personal sobre la marcha de la organización.Los canales de comunicación implantados no son suficientes, como consecuencia el personal ignora aspectos básicos de su organización, así como  los esfuerzos que se están emprendiendo y sus resultados.
  • Predomina la rumorología
    Los rumores se disparan. Los empleados interpretan gestos, comportamientos e información y, se disparan las inventivas y suposiciones. Existe una red informal de empleados que difunden chismes y cotilleos referidos a novedades importantes de la empresa como por ejemplo: reubicación de oficinas, despidos, ascensos, nuevos nombramientos.La inventiva y suposiciones generan un clima de incertidumbre ya que existen diferentes versiones.
  • Nadie sabe quién es quién; no hay equipo
    El personal no conoce a los directivos y apenas se tratan con otros compañeros de trabajo. Cada área se focaliza en su trabajo y la organización está fragmentada;  hay rivalidad entre áreas, no comparten una visión común, no hay conexión.Los jefes de áreas o departamentos persiguen el protagonismo; compiten entre ellos  por el poder, por el mejor presupuesto; no se sienten como parte de un gran equipo.
  • Existe fuga de talento
    No se planifican encuestas de clima laboral, nadie se interesa por saber si se encuentran satisfechos,  tampoco existe tiempo para realizar entrevistas de desempeño, ni reconocimiento. Como consecuencia, los colaboradores de alto valor, se sienten desaprovechados, que no progresan.Ante este panorama, deciden  buscar nuevas oportunidades en otras organizaciones y deciden voluntariamente abandonar la empresa. Cuando abandonan la empresa, nadie se preocupa por preguntarles, ni escuchar ni investigar los verdaderos motivos de su marcha.
  • Canales ineficaces
    En la empresa existen boletines impresos y digitales, reuniones, buzones de sugerencia, incluso, un blog corporativo, pero pocos empleados participan en éstos ya que nadie supervisa su eficacia.  Los mensajes se difunden de manera homogénea, sin cuidar la forma, ni atender a sus audiencias. Como consecuencia, los canales no cumplen los fines para los que fueron creados.Si su empresa cuenta con alguna de estos signos es conveniente que consulte a un experto para poner solución a estos males.

    La comunicación interna es decisiva para conseguir que el personal comparta una visión compartida. ¡No espere más! Si no hace nada, entonces, será demasiado tarde.

TAMBIEN TE PUEDE INTERESAR