Empleabilidad, salud en la carrera profesional

2451

Por Jimena Mendoza – Directora Ejecutiva de LHH DBM

Así como nos preocupamos por nuestra salud física, los profesionales debemos preocuparnos también por nuestras carreras para la salud de nuestra empleabilidad.

En nuestra vida profesional la manera óptima de manejar nuestras carreras es trabajar en nuestra empleabilidad. No es un concepto nuevo, pero son pocos los que realmente trabajan conscientemente en el desarrollo de esta, ya que muchos aún piensan que solamente haciendo lo que se requiere en sus labores se garantiza su continuidad en estos.

“Empleabilidad es la capacidad de agregar valor y desarrollar las competencias requeridas para encontrar, mantener 0 mejorar un empleo”.

Empleabilidad es un concepto que aún pocos entienden y que muchas veces se confunde con tener empleo. Ser empleable es contar con una serie de habilidades y aptitudes que nos hacen atractivos para el entorno laboral en el que nos desempeñamos o al que queremos llegar. Empleabilidad es la capacidad de agregar valor y desarrollar las competencias requeridas para encontrar, mantener o mejorar un empleo cuando y donde sea necesario. ¿Qué debemos hacer, entonces, para trabajar en nuestra empleabilidad?

  1. Entender dónde estamos y también a dónde vamos. El primer paso es entender cómo nos va en nuestra posición actual, qué habilidades debemos desarrollar para ser mejores en esa función, qué estamos haciendo bien y cuál es ese valor agregado que aportamos.
  2. Mantenernos vigentes y no caer en la complacencia profesional. Debemos estar pendientes de los cambios que se generen en nuestro entorno de interés. Entender las nuevas tendencias, tecnologías y no caer en el “siempre lo hemos hecho así y funciona”.
  3. Tener claro quiénes somos, qué vendemos y poder demostrarlo. En nuestra vida profesional lo que hacemos es vender nuestros servicios. Si comprendemos este concepto, entenderemos que nosotros tenemos que ser el producto más deseado.
  4. Desarrollar una red de contactos genuina. Las personas empleables se relacionan con muchas personas: pares, subordinados y trabajadores de otras funciones o industrias. Esto significa interesarse genuinamente por entender las necesidades y las funciones de los demás, y estar siempre abiertos a conocer qué es lo que hacen y qué los motiva. Este interés genuino se contagia y nos mantiene vigentes en la mente de las personas, quienes no dudarán en recomendarnos si ven que hay una oportunidad interesante para nosotros.

Trabajar en nuestra empleabilidad no es solo algo de un día, es algo en lo que debemos trabajar siempre. Es necesario mantenernos vigentes, aprender cosas nuevas, reinventarnos constantemente y asegurar que vendemos el mejor producto en el mercado: nuestros servicios.

Comentarios